lunes, 18 de enero de 2010

Cambios


Tras dos meses largos de ausencia, hoy regreso a dar noticias por estos lares.

El titular del último trimestre del año ha sido el de “Grandes Cambios”; alguno como el del trabajo y el inminente parto de mi mujer, me tienen aún hoy desubicado, tratando de buscar la tranquilidad que dan las rutinas, de encontrarme, en definitiva.

Mi situación atlética, respecto de la del año pasado por estas fechas, también es bien diferente.
El peor pronóstico de la Dra Igual Morro se cumplió, y tras sendas consultas de contraste con otros profesionales, me confirman que tengo una tromboflebitis, superficial eso sí, en el empeine del pie izquierdo, no invalidante aunque limitante, lo suficiente para que no me deje hacer calidad, bajar cuestas ó meter muchos kilómetros. La puñetera localización del trombito (en adelante Don Bito) en to el empeine, hace imposible hacer estas tres cositas (el pie tiende a irse hacia la parte de delante de la zapa en esas tres situaciones), sin ver literalmente las estrellas.

Del parcialmente renovado harén, he tenido que deportar indefinidamente a las Nikita; sus fríos labios negros y roja lengüeta, acentuaban las molestias. No puedo siquiera calzar zapato de vestir, estuve yendo los últimos días del año al trabajo con zapas de correr.

El tratamiento inicial de Trombocid, vendajes compresivos, hielo e Ibuprofeno, no ha hecho absolutamente nada. El especialista dice que no hay otro tratamiento salvo el de cirugía vascular, cosa que descartan y descarto con 38 años que tengo, a no ser que esto se agravase y suponga riesgo para mi salud, no siendo el caso, dado que es muy pequeño, está muy focalizado y no hay perspectivas que de vaya a empeorar o extenderse.

También me dicen que es muy posible que Don Bito se quede a vivir conmigo de por vida (lo que es el bultito físico), y que lo que erradicaremos será el episodio de inflamación local y dolor, que me permita llevar vida normal. Pero como no hay tratamiento de choque, y el sitio dónde está, sometido a contínuos roces, no ayuda a la recuperación, no hay más narices que armarse de paciencia y esperar que remita por sí sólo. Como me dice Felipe, lástima que no fuera verano para poder ir en chanclas to el día; seguramente ya estaríamos hablando de otra cosa.

Como la causa no está muy clara, después del diagnóstico, lo siguiente era hacerme un estudio de hipercoagubilidad. Todos los valores han salido negativos, salvo el del Test de resistencia Prot. C, que ha salido POSITIVO. De confirmarse este dato en otra analítica que tengo que hacerme dentro de 3 meses, revelaría que tengo un trastorno de hipercoagubilidad congénito, y explicaría la irrupción de Don Bito a mis 38 años, descartando mi vieja teoría de los cordones demasiado apretados. También significaría que si realmente soy propenso a los trombos, tendré que agradecer eternamente este nimio episodio, que me permitirá en adelante estar preparado ante eventuales situaciones de riesgo, con heparinas y derivados.

Pero esto a día de hoy son hipótesis, a falta de la mencionada confirmación.

Y bueno, con este panorama llevo desde Noviembre, sin una leve mejoría.

La parte buena es que no he tenido que dejar de correr, incluso a ciertos ritmos sin mucha molestia, que siendo honesto, tengo que valorar positivamente.

Superado el shock inicial de ver en las carreras cómo te pasa hasta el tato, estoy ahora en una fase de sincera resignación, asumiendo mi nueva situación e incluso disfrutando de esto desde una nueva perspectiva. Podría decirse incluso que me ha venido bien en esta ocasión, liberarme de la tensión de las marcas, cosa que hubiese acrecentado mi estrés este fin de año.

Desde Noviembre, cinco carreras. La primera Canillejas en 39´42´´, puesto 466 de 3436 llegados, de la que conservo esta agónica instantánea:














Las cuatro restantes:


Carrera Popular Getafe
10K Aranjuez
San Silvestre Vallecana
10K Trofeo Páris



La anécdota:
Conseguir en las cuatro exactamente la misma marca: 40´55´´.






Manda güevos.

Para el nuevo año y por este orden:

Nivel I:
- Nuestro nuevo hijito está al caer. Aprovechar la nueva situación para dedicarle más tiempo a la familia.
- Adaptarme cuanto antes al nuevo trabajo.
- Darle duro al temario de la oposición, y estar preparado para las próximas convocatorias.

Nivel II:
- Sin prisas, ir recuperándome del pie.
- En la medida que me dejen las obligaciones y el pie, seguir entrenando sin más pretensión que la de acumular kms, y poder correr, en compañía de Angeltrotón y Canillas el próximo Mapoma.
- Obtener la titulación de Monitor Nacional de Atletismo en la próxima convocatoria.

Y hasta aquí, el tostón de hoy.

En la próxima entrada, espero poder presentaros a Mario, nuestro segundo retoño.

Hasta entonces, saludos a todos.

10 comentarios:

Trapatroles dijo...

¡Ánimo y a esperar acontecimientos!

De momento no te obsesiones con Don Bito, y sigue las pautas terapeúticas.

¡Suerte y ya nos cuentas!

Darío Collado dijo...

Vaya tela amigo!

Lo único que te puedo decir es "despacito y buena letra" y que la "suerte te acompañe".

Comparto tus reflexiones sobre disfrutar de tu nuevo hijo, el trabajo, etc. que seguro ayudaran a sobrellevar la lesión y seguramente recuperarla.

Cada día tengo más claro que un corredor no lo llega a ser hasta que tiene que pasar por su propia "travesía por el desierto", ahora te toca a tí realizarla, y a buen seguro que en tu mano y cabeza estarán salir de ahí.

Un abrazo, nos vemos pronto.

Tu amigo, Darío.

Víctor dijo...

Cagonlalechejoia...
que putada macho!!

mucho ánimo, y como dices, a cambiar el chip un tiempo, a ver si la cosa mejora.

Por cierto,...mmmm...título de monitor nacional? jajajaj,....no eres el único que se plantea acudir a Alcobendas durante unos meses.

un abrazo y a esperar al mozuelo.

Zerolito dijo...

Con el Vito Vito Vito...
Con el Vito Vito Vaaa :D

Mucha suerte con el tema de Mario, que es lo que realmente marcará tu vida. El Bito ese será una mera anécdota cuando le veas la cara a tu hijo ;-)

Recordarte que hace poco suspirabas por una marca como la de Canillejas. Reláááájate, sigue trotando y ya verás, cuando menos te lo esperes volverás a verte dar vueltas a un tartán.

¿Lander's Mister con título? :-O ay primooo. Mucha suerte con eso también.

Landes dijo...

Correr por correr tampoco es que sea demasiado malo ¿no? al menos mientras solucionas otros asuntillos, disfrutas del recién llegado e intentas sacar tiempo para lo de monitos de atletismo (la convocatoria ya esta en la web de la Federacion Madrileña. Yo me lo pensé 1sg hasta que vi horarios y dias...)

Edward Athletic Club dijo...

Me caguenn en la puta :( :(
bueno Paco ánimo y al toro, paciencia y a ver
si el vito ese lo recuperamos como sea. Relájate y a disfrutar de
tu próximo retoño y de entrenar un poco más suave, que lo importante
como siempre digo en el parque es poder bajar...
hablamos y mira el correo de vez en cuando. Un abrazo

Carlos dijo...

No podías dejar algo para luego, no... Nene, trabajo, opos, tromboleches...

Muchísimo ánimo con todo ello. Fuerzas y determinación no te faltan para atender todos esos asuntos y para saber priorizar debidamente.

Espero veros el domingo, (y si no es así será por una buena nueva).

Un abrazo. ;-)

gulez dijo...

Mucho ánimo Malagueta!!! Ya verás como cuando veas a Mario te vas a olvidar del tal Don Bito.
Yo también estoy un poco tocado de un pie, y estoy entrenando poquito...
Desde la vallecana no he participado en ninguna carrera. Veremos el domingo en el cross de Leganés...

joan núñez dijo...

enhorabuena, y suerte con don vito, como tu le llamas.

Guillermo dijo...

Ánimo Malagueta.
Sin agobios, que lo que te viene ahora es un tesoro.

salu2