lunes, 8 de septiembre de 2008

Alaskan Malagueta


Música de El hombre y la Tierra

Con voz de Félix Rodríguez de la Fuente (vaya desde aquí mi pequeño homenaje):

“Queridos amigos, amantes de la naturaleza, esta semana hablaremos, del Alaskan Malamute. Estos simpáticos animalejos, originarios de la zona ártica, son una de las razas más antiguas dentro de los perros de trineo.

El Alaskan Malamute es un perro de exterior, adora los espacios abiertos y es feliz viviendo al aire libre; si se le encierra tras una cerca, es muy probable que trate de buscar la forma de escapar, porque les gusta la libertad y no pierden una posibilidad de salir en busca de una aventura y/o una carrera.

Su denso pelaje requiere un cepillado diario que ventile su "abrigo natural". Está acostumbrado a temperaturas que llegan incluso a los -45°C.. Es un perro que padece y disminuye mucho su actividad vital en la época estival, ó si se ve obligado a vivir en zonas donde haga calor.

Es ideal para largas carreras a una velocidad constante, aunque es necesario tener cuidado de que los ejercicios sean realizados a temperaturas inferiores a 15 grados centígrados. Asi que si se vive en un lugar cálido se recomienda ejercitarlo temprano por la mañana o después del atardecer”.


Atléticamente hablando, encuentro cierta similitud de este animal hacia mi persona. Los primeros y frescos días de Septiembre, me hacen sentirme como pez en el agua, y me recuerdan que al igual que el Alaskan Malamute, la velocidad a la que puedan moverse mis piernas, guarda una íntima y estrecha relación con la temperatura exterior.

En cuanto al tema “pelaje”, hace años que me depilo (casi por completo), por lo que ahora es un mal menor, pero sí; el Clan Malagueta lo componemos unos seres bastante peludos.

Y la verdad es que tampoco puedo estar encerrado en casa mucho tiempo. Huyo de los techos literalmente, y estoy constantemente buscando espacios abiertos, me infunden tranquilidad.

En mi caso, debe tratarse de una especie híbrida, que tras vivir toda su vida junto al mar, logró adaptarse a los rigores de la meseta central tras largo tiempo de permanencia en ella. Pero aún me quedan reminiscencias costeras, y a temperaturas invernales, es allí dónde obtengo mi máximo rendimiento.

Es el Alaskan Malagueta, el nuevo linaje.

4 comentarios:

Mildolores dijo...

Bueno, ya sé que no tengo nada que ver con ese linaje.

Buscaré a ver que bichejo es mi alma gemela.

¿El lagarto, quizá?

Carlos dijo...

Alaskan Malagueta, jajajajajaja... ¡Cómo tentiendo amigo!

Alguno de esos genes compartimos, al menos los del frío y el pelaje espeso... Aunque entre mis antepasados se debió cruzar algún perro pachón que me hizo más tranquilo... ¿Un San Bernardo quizá?, ¿con su barrilito de licor?, mmmm....

Yoku dijo...

Lo de tu "depilación total" quizás sea un poco más de información de la que me gusta recibir...

:-P

Malagueta dijo...

Mildo ¿lagarto? Te gustan los calores.....

Jajajajja...!!!! me parto con el "perro pachón" de Gebre..... Pero no te hago yo con el licorcillo, fíjate......

Yoku, de momento todo lo hago con cuchilla y cortapelos; pa hacerme la laser necesito yo dos pagas extras.....