viernes, 9 de enero de 2009

¡ Qué gozada !


Andaba yo pensando en estos días, que en lo que va de temporada todavía no había hecho mi habitual visita a mi particular Reino de los Hielos, a recargar mi cristal verde.

Mira tú por donde, hoy me han ahorrado el trecho.

La verdad es que no he visto mucha nieve.

Las veces que lo he hecho se reducen a las poquitas que he subido a la sierra en estos diez años que estoy en Madrid, y la verdad es que es algo fascinante.

Uno es de mar, y queda fácilmente sorprendido por el fenómeno que hemos tenido esta mañana en la capital; peaso nevada que según los más viejos del lugar, no se veía desde hace cuarenta años.

Por eso he aprovechado la tarde, para hacer lo que más me gusta: correr.

Correr por donde suelo hacerlo, el Cerro de los Angeles, pero con una estampa bien distinta a la habitual.

He disfrutado como un niño.

Hoy he descubierto que la sensación de pisar nieve virgen corriendo, es una de las cosas más placenteras que he experimentado nunca.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Yo también disfruto como un cochino en el barro cuando nieva...

Un abrazo, (para entrar en calor, no te líes, ¿eh?) ;-)

Quique dijo...

Bonitas fotos, la verdad es que yo nunca he visto una nevada en Madrid como esta.

Yo me fui por el retiro y llegué a casa empapado, pero muy contento de ver un espectaculo tan maravilloso.

Un saludo
Quique

yoku dijo...

Se nota que has disfrutado como un enano ;-)

Chulísimas las fotos del Cerro.

Edward Athletic Club dijo...

Menuda foto Paco, ahora me das envidia. Correr en la nieve recién caída es espectacular y el otro día
no bajé al parque :( :( lo
peor es el hielo de los días siguientes a la nevada
Nos vemos